Fungarest

El Viejo Reino

Las Montañas de Acero

Según las creencias orcas, Gráknur y Tórgrum, los dioses Padre y Madre, crearon a los orcos a partir de la unión de sus esencias y del sacrificio del dios Hijo, Fángruk. Sólo después nacieron las demás razas. 

Grinz, el dios Anciano, es el predilecto de los goblins, No suscita una gran devoción entre los orcos, pero es respetado como un dios calmado, sobrio y sabio. 

Zárnir, la Seductora, es la diosa de la Oscuridad, malvada, artera y desprovista de todo honor. 

La historia remota de los orcos se pierde entre leyendas que hablan del antiguo reino de Tornuk-Grak. De aquel estado orco sólo queda un sistema de valores, creencias y tradiciones tan antiguos como el mundo.

La Guerra Eterna es quizás el más importante de esos valores. Representa el incansable esfuerzo orco por combatir hasta el exterminio a las fuerzas de Zárnir, la Diosa de la Oscuridad. Tan incansable es este esfuerzo que los orcos, gracias a su excepcional desarrollo físico, no precisan del sueño nocturno indispensable para otras razas. 

Tórgrum permite a los orcos vivir muchas vidas. Cuando un orco muere, Tórgrum le devuelve al mundo bajo otra apariencia, hasta que ya no pueden servir más a la Guerra Eterna; sólo entonces son devueltos al fuego de Gráknur. 

Los orcos de Tornuk-Grak emprendieron la noble tarea de la Guerra Eterna sin apoyarse en ninguna otra nación, hasta que los humanos alzaron el Muro de Fuego que dividió el mundo en la parte salvada y la parte oscura. Tan imprevisto fue para los orcos el alzamiento del Muro que el propio Rey Groknag Garraroja quedó al otro lado mientras luchaba contra la Oscuridad, junto a su poderoso ejército y al legendario clan Devoraleyendas. 

El alzamiento del Muro, que los orcos consideran un engaño de Zárnir al no haber sido hecho con el Fuego de Gráknur, marca probablemente la fundación de la actual nación orca de Morzuk-Grak en el interior del Muro. 

Los orcos de Morzuk-Grak no renuncian a la Guerra Eterna. Cada año, Morzuk-Grak envía a cuatro mil guerreros al otro lado del Muro, los llamados Hijos del Fuego. 

La unidad política orca es el clan. Cada clan está gobernado por un Jefe. A su vez, los clanes encuadrados en uno de los cinco grandes territorios están gobernados por un Caudillo. El Rey es elegido de entre todos los caudillos, y reconocido como el mejor de entre ellos. 

Cada líder escoge a sus cuatro Canes, su séquito militar, político y social seleccionado de entre los mejores de sus súbditos. 

Tradicionalmente, los orcos designan a sus reyes como rojos o grises, dependiendo de si bajo su reinado han prestado más atención a la guerra o a los asuntos internos. 

Estos asuntos internos están consagrados a la subsistencia de su pueblo y de la Guerra Eterna. La artesanía y el desarrollo técnico están, por tanto, orientados al mantenimiento material de la guerra, y los esfuerzos personales se orientan hacia el entrenamiento de guerreros, la instrucción de estrategas y el adiestramiento de herreros, curtidores y otros oficios afines a la guerra. Ninguna otra manifestación cultural tiene relevancia para la sociedad orca, salvo, por supuesto, la religión. 

La estructura social orca está dominada por los guerreros, aquellos de entre los orcos que más directamente contribuyen a la Guerra Eterna. Las profesiones relacionadas indirectamente con los esfuerzos de guerra - herreros, curtidores, etc. - y las relacionadas con la subsistencia de la población, como los cazadores o los ganaderos, también tienen prestigio social, aunque menor. El resto de dedicaciones se consideran de importancia menor, aunque no son reprochables. 

Los sacerdotes de los dioses son otro de los pilares de la sociedad orca, ya que sirven como guía, consejo y orientación para su pueblo. 

La comunidad goblin convive desde tiempos inmemoriales con los orcos. Desprovistos de capacidad de liderazgo, por lo demás son admitidos en la sociedad orca, aunque sus condiciones físicas rara vez les permiten destacar como guerreros. 

Extramuros, los Hijos del Fuego luchan contra la Oscuridad, amparados por una precaria organización procedente de los orcos que en su día quedaron fuera de la protección del Muro, y que sobreviven penosamente a la continua presión de la Oscuridad. Según cuentan las historias, todo un pueblo guerrero y nómada continúa subsistiendo con los descendientes de aquellos que quedaron atrapados para siempre en la Oscuridad.

Share this:

Showcases

Background Image

Header Color

:

Content Color

: